La venta como unidad económica en empresas que se están liquidando

Ver PDF / Publicación / 6 de febrero de 2024

Por Pedro Eguiguren

Cuando una empresa se somete a un Procedimiento de Liquidación, una de las tareas del Liquidador designado es enajenar los activos de la empresa, existiendo diferentes modalidades para lograr su cometido. Una de las formas de venta, es la que a continuación explicaremos:

¿Qué es la venta de una unidad económica y qué es una unidad económica?

Lo común es que los activos de una Liquidación (Quiebra) se rematen por medio de un Martillero Concursal, adjudicándoselo el mejor postor, los cuales se venden de manera conjunta o por separado.  La unidad económica, la define el abogado y experto en insolvencias don Juan Esteban Puga, como “Un conjunto de bienes, corporales e incorporales, e inclusive intangibles, que tengan una relación económica inmanente ajustada a una finalidad productiva de bienes y servicios”. En este caso, no hay una transferencia de la empresa como persona jurídica, no significa que el negocio seguirá funcionando como antes, tampoco se traspasa la obligación de responder por el pasivo y relaciones laborales vigentes antes de la Liquidación de la Empresa. Se podría decir que es una cesión o venta extraordinaria de activos, sin que ello implique una transferencia total o parcial de la empresa a un tercero.

¿Qué condiciones tiene la venta como unidad económica?

En primer lugar, hay que decir que es una facultad exclusiva de la Junta de Acreedores, órgano concursal que toma la decisión de cómo se hará. La junta tiene la libertad, iniciativa y potestad para determinar las condiciones de venta.

Cuando hablamos de unidad, es cuando un conjunto de bienes forma parte de un proceso productivo, por ejemplo, las maquinaria, permisos e instalaciones de un bien determinado. Hay que aclarar que la ley no exige que dicha unidad económica exista de antes de iniciarse el procedimiento de liquidación, ya que esta se puede formar durante el procedimiento por la misma junta de acreedores, ya sea por iniciativa propia o por requerimiento de alguien, siempre teniendo la última decisión este importante órgano concursal.

Continuidad de la Actividad Económica V/S Venta Unidad Económica

Lo común es que cuando una empresa se somete a un Procedimiento de Liquidación de Bienes, es que cesan las operaciones de estas por completo, quedando los activos para ser enajenados, de manera conjunta o individual. Sin perjuicio de lo anterior, en algunos casos conviene económicamente o por índole social continuar total o parcialmente con la actividad de la empresa.

Dicho lo anterior, hay que aclarar que para que se realice una venta como unidad económica no es necesario que la empresa esté en funcionamiento, pero es lógico que la venta de la unidad operativa en funcionamiento pueda significar un mejor precio e ingreso para la masa de acreedores.

Requisitos de la venta como unidad económica

Cuando se enajena un conjunto de bienes, existiendo algunos con hipoteca, prenda o están retenidos, se debe señalar el monto de enajenación del conjunto de bienes. La Junta de Acreedores, podrá detallar específicamente el valor para cada bien y el valor designado no podrá ser inferior al avalúo fiscal o a la valorización que efectúe el Liquidador, salvo que el acreedor garantizado lo autorice.

¿Problemas que pueden existir con esta modalidad de venta?

Pueden existir bienes en la unidad económica que se forme, que no son propiedad del vendedor, sino que tiene o tenía algún derecho basado en la confianza, es decir, intiuti personae o bien que el contrato ya no está vigente por algún incumplimiento o cláusula y que la ley no puede hacerlo revivir.

Efectos de la venta como unidad económica

Se suspende el derecho de acreedores hipotecarios, prendarios y de retención a perseguir los bienes que componen la unidad económica y que garantizan sus respectivas acreencias.

Trámites posteriores a la venta

Adjudicados los bienes que componen la unidad económica, se requiere lo siguiente:

  • Que conste en escritura pública, en la que se indicarán los hechos y/o requisitos que acrediten el cumplimiento de lo exigido por la ley.
  • La escritura debe ser aprobada por el Tribunal, el cual ordenará el alzamiento y cancelación de todos los gravámenes y prohibiciones que pesen sobre los bienes afectos a la venta como unidad económica.
  • Es importante señalar que la ley contempla que los bienes se entenderán constituidos en hipoteca o prenda sin desplazamiento, según su naturaleza, por el sólo ministerio de la ley, para caucionar los saldos insolutos de precio y cualquiera otra obligación que el adquirente haya asumido. Sin perjuicio de lo anterior, la Junta de Acreedores puede determinar algo distinto.  

¿Qué utilidad o beneficio tiene esta forma de realizar los bienes de la empresa deudora?

  La venta como unidad económica tiene varias ventajas y beneficios, entre los cuales están los siguientes:

  • La ley señala expresamente que no es una venta de establecimiento de comercio. Esto es relevante, porque esta última forma de venta estaría afecta a IVA, a diferencia de la venta como unidad económica, que estaría exenta de IVA, logrando un mejor valor, lo que motiva esta forma de adquirir y enajenar.
  • Si la venta se realiza con la empresa operando, se podría obtener un mejor precio, sin considerar solo el valor de los bienes corporales e incorporales, sino que también, por ejemplo, los flujos, clientes, entre otros.

Por último, esta modalidad de venta es poco usada y conocida, pero muy ventajosa, ya que no solo tiene un beneficio económico para las partes, sino también para la economía y también da la posibilidad que los trabajadores desvinculados por la dictación de la Resolución de Liquidación, pueda ser contratados por el adquirente de la unidad.  

Las Alertas Legales de Eguiguren Abogados buscan dar a conocer las nuevas leyes y normativas vigentes o que entran próximamente en vigor. 

Compartir